hoteles

Sitios turísticos en Salvador de Bahía, la histórica capital de la alegría

Turismo en Salvador de Bahía

Pocas ciudades en el mundo tienen una mística tan especial como Salvador de Bahía.  Es que esta ciudad concentra en su interior todos los encantos turísticos imaginables: playas espectaculares, riqueza histórica, ecléctica arquitectura colonial, diversidad cultural, vibrante vida nocturna, deliciosa gastronomía y toda la infraestructura moderna de una gran metrópolis, la tercera más poblada del país. Sin mencionar que aquí se festeja el carnaval más alegre de todo Brasil (lo que equivale a decir: el carnaval más alegre del mundo entero).

Y es que el espíritu festivo es la marca de identidad de esta ciudad tan llena de contrastes. Además de la capital del Estado de Bahía, Salvador es considerada la capital brasileña de la alegría. Su gente es sencilla y amistosa, en cada esquina hay música y baile a cualquier hora del día y el color de las tradiciones (mezcla de culturas africanas, indígenas y europeas)  se vive intensamente en rituales que son una fiesta. Arte y artesanías ancestrales, sincretismo religioso, ritmos étnicos, capoeiras y casonas e iglesias centenarias hacen de Salvador un verdadero museo viviente, con el marco increíble de la costa tropical nordestina.

Qué ver en Salvador

¿Ya estás pensando en vivir la magia de esta ciudad? Te contamos lo que no puedes dejar de hacer y visitar en tu viaje a la fascinante capital de Bahía.

Qué ofrece el turismo en Salvador de Bahía

Un paseo por el Pelourinho:

El casco antiguo de la ciudad es su postal más icónica, con sus antiguas calles y plazas de piedra, sus casas ancestrales multicolores y sus míticas iglesias. El famoso “Pelourinho” (“Pelo” para los locales) conserva construcciones de los siglo XVI, XVII y XVIII, la época en que la ciudad era la capital de Brasil (sí, Salvador fue la sede de la Corona Portuguesa en América hasta 1763, cuando fue sustituida por Rio de Janeiro).

Pelourinho de Salvador

Por su enorme valor como testimonio del nacimiento mismo del país, el Pelourinho fue declarado Patrimonio Histórico de la Humanidad por la UNESCO. La Plaza José de Alencar, el Terreiro de Jesús, el Largo de Santo Antônio Além do Carmo y el Largo de São Francisco son algunos de los sitios que no puedes dejar de visitar. A cada paso encontrarás -además de los pintorescos edificios- una gran variedad de restaurantes, cafés, bares, locales para salir de noche, galerías y danzas y ritmos espontáneos en plena calle.

Un tour gastronómico:

La gastronomía bahiana tiene carácter propio. Mezcla de sabores autóctonos del territorio pre-colonial, tradiciones europeas y, principalmente, influencias de los esclavos africanos, la cocina de Salvador se saborea (y se respira) en playas y calles, pero también en sofisticados restaurantes. Imposible resistirse ante los sabores intensos de los mariscos, el coco y las especias, con el aceite de dendê (herencia directa de África) como ingrediente protagónico.

Gastronomía en Salvador

Las bahianas del acarajé con sus delantales blancos son una típica postal de la ciudad, aunque esta deliciosa especialidad (bollo frito de feijao relleno con camarones) debe ser probada con cuidado por los estómagos delicados. También son imperdibles la moqueca (mariscos y pescados en leche de coco), la “casquinha de siri” (carne de cangrejo servida en su caparazón) y las dulces cocadas (postre frutal con coco, leche y azúcar). Una recorrida por los restaurantes y puestos de comidas ambulantes (siempre chequea su calidad primero) es un descubrimiento de sabores nuevos, tan simples como exóticos.

Jornadas de playa:

Salvador tiene 50 kilómetros de playas turquesas y arena blanca, con muy diversas opciones para pasar el día tomando sol, nadando o haciendo deportes acuáticos. La parte baja de la ciudad está bañada por la inmensa Bahía de Todos los Santos, mientras que la ciudad alta tiene costas  atlánticas. En el límite entre la ciudad alta y baja, tenemos al Porto da Barra, la playa más famosa de Salvador, donde se aprecian las puestas de sol más bonitas de Bahía. Eso sí, no te quedes en las playas luego del atardecer, ya que se transforman en escenarios hostiles. Con el clima espectacular de la región y la temperatura tibia del agua, la mañana y la tarde son más que suficientes para disfrutar a pleno las playas bahianas.

Playas en Salvador de Bahía

El carnaval de Bahía:

Si te gustan las fiestas interminables y desefrenadas, no pierdas la chance de viajar a Salvador durante el Carnaval. Los precios son un poco más altos, es cierto, pero la vivencia lo vale: los propios brasileños lo consideran el carnaval más divertido del país. En Salvador la gente no mira el desfile de carnaval, sino que lo vive y lo hace. Más de dos millones de personas recorren varios kilómetros de calle bailando sin parar al ritmo de los “tríos elétricos”, camiones musicales donde actúan algunas de las principales estrellas de la música nacional.

Qué ver en Salvador: carnaval

Ecoturismo:

En Salvador las bellezas naturales se preservan tan bien como las históricas. Si te gusta el ecoturismo y la aventura, encontrarás muchas actividades ecológicas muy cerca del centro de la ciudad. Te recomendamos el Parque Abaeté, en torno al Lago del mismo nombre, donde las aguas oscuras y las dunas blancas regalan un paisaje sorprendente. Por su gran biodiversidad, el parque es una de las áreas protegidas del Estado, y se ubica en el barrio Itapuã.

Qué ver en Salvador:  ecoturismo

Recorrida de Iglesias:

La religión está en todas partes en Salvador, una ciudad donde coexisten en armonía los santos católicos con los orishás umbanda. Por todo su perímetro urbano se esparcen cientos de iglesias y capillas, algunas con más de 300 años de historia. La Catedral de Salvador, la Iglesia de Nosso Senhor do Bonfim y el Convento de San Francisco son tres de los magníficos templos que debes visitar. No solo es un recorrido por la historia religiosa de la ciudad, sino por la de los diversos estilos de arquitectura, desde el barroco hasta el neoclásico.

Qué ver en Salvador: iglesias

Elevador Lacerda:

Otro de los símbolos por excelencia de Salvador, conector de la Ciudad Alta con la Ciudad Baja. Fue construido por el ingeniero Augusto Frederico de Lacerda en el siglo XIX y tiene 72 metros de altura. Como imaginarás, la vista desde arriba es una maravilla: la Praça Cayru, el Mercado Modelo y la Bahía de Todos los Santos con su multitud de barcos.

Qué ver en Salvador:  Elevador Lacerda

hoteles

2 Responses to Sitios turísticos en Salvador de Bahía, la histórica capital de la alegría

  1. Maravillosa Ciudad para motivarse a visitarla y vivir en ella, como llegaria a ella por tierra desde venezuela que es donde vivo, se quedo corto lo que pude ver y leer en su articulo y fotos

  2. realmente es una belleza esta ciudad, espero poder viajar y conocerla en toda su profundidad, lo que mas me encantó fue su mixtura de religiones, especialmente la de los orishas del candomble, una hermosa religión y culto traído por los esclavos africanos durante la época de la conquista y colonización, vuelvo a repetir hermoso Salvador !!!

Dejar Comentario

Si direción de e-mail no será publicada

*

Puedes usar estas las siguientes etiquetas HTML y atributos : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>